Universidad de la Vida

Aprendiendo por trituración o por rendición

En esta vida aprendemos por trituración o por rendición. Es decir, la capacidad de cada uno de nosotros en saber elegir, teniendo la premisa de que somos los responsables de nuestro destino.

“Todo el que caiga sobre esa piedra quedará despedazado y, si ella cae sobre alguien, lo hará polvo”                      Lc. 20:18(NVI)

Cuando Jesús compartió esta historia no estaba tratando de amenazarnos o asustarnos para seguirle por temor al desastre, sino que nos estaba mostrando la libertad que tenemos para elegir alejarnos de él o seguirle por conveniencia o amarlo con todo el corazón como él lo hace en medio de nuestras circunstancias.

Aprender por trituración sucede cuando nos creemos dioses que tenemos el poder para solucionar las cosas sin ayuda de Dios y usamos la fuerza de voluntad para solucionar las adversidades, como resultado estamos más estresados y con pocos resultados. Esto nos lleva a la frustración. Esto se llama actitud independiente que nos lleva a la rebeldía un extremo de la inmadurez.

Aprender por trituración también se da cuando nos ponemos nuestra expectativa en nuestros actos religiosos expetando que Dios hará algo mágico porque estoy siendo una persona que hace cosas buenas, a cambio de las burradas pasadas. El resultado de esta decisión interna es resentimiento contra Dios e incredulidad. Esto se llama actitud dependiente echarle la culpa a los demás por no cumplir nuestra expectativa es otro extremo de la inmadurez.

Pero aprender por rendición viene de una experiencia interna de conocer a Dios como Padre, no solo “saber cognitivamente” sino de haber pasado por una metamorfosis del corazón. Es dejar de creer que Dios es el genio de la lampara maravillosa que debe responder a nuestro grito desesperado: “Dios haz que…” o si tenemos la idea de que Dios es Papa Noel que debes presentarle la lista de deseos y Él hará lo que quieres.

Por esta razón todas las personas que experimentan a Dios como Padre y se vuelven hijos nacidos de Dios, aprenden a saber que tiene dos opciones en oración: “Padre, sálvame” o “¡Padre, glorifica tu nombre!”

Una te llevará a la frustración y la desilusión; la otra a las más grandes maravillas en el corazón de Dios.

Dios es un Padre que te ama, y como todo padre esta entrenando a sus hijos para puedan entrar en su destino glorioso que Él creo para ti, no tu propio destino que tu te creas para ti y luego con una simple oración “te pido Dios que me ayudes lo que voy hacer” pienses que el actuará. Dios tiene buenos planes para ti, pero a Su manera.

Nuestra mayor aventura en la tierra es aprender a escuchar la voz de Dios y seguirla esto es rendición y no trituración.

Jesús le dijo a Pedro “No piensas en las cosas de Dios sino en las de los hombres” (Mateo 16:23).

Como ejemplo: Entonces cuando estas buscando ayuda para tu relación debes pensar en dos cosas: ¿estoy buscando salvar mi matrimonio o estoy buscando la voluntad de Dios? Dios usará tu problema para transformarte, sino tendrás que repetir el proceso más doloroso en la siguiente relación. A esto me refiero cuando te digo que estamos en la universidad de la vida.

Te doy un consejo busca a Dios con tu corazón primero no solo con tu mente, llénate del Espíritu Santo y recibe el regalo del amor de Dios a través del sacrificio de Jesús, tu sacrifico solamente es rendirte en sus manos. Esto es tomar tu decisión independiente e ir al crecimiento, a la madurez alejado de los extremos en el balance correcto, reconocer que necesitamos de Dios y trabajamos desde el interior con Él para alcanzar el destino glorioso que Él a preparado.

“Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo. No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta” Rom.12:1-2

[ap_call_to_action button_text=”Conoce más sobre nosotros” button_url=”giratumundo.org” button_align=”center”]Lcdo. Bolivar Ramón Motivador & Conferencista Email: 180@giratumundo.org [/ap_call_to_action]

Deja un comentario

Tarjeta de Conexión