El Niño Interior

Justamente estos días me he estado dando cuenta de ese niño interior. Mis hijos han crecido, mi cuerpo va envejeciendo, pero ese niño no ha envejecido y sigue siendo inocente, puro, necesitado de seguridad, protección. Son áreas tan secretas y profundas donde se encuentra la raíz de quien soy yo.

A veces las circunstancias de la vida le hacen fuerte a uno, pero ese niño es muy delicado; y cuando somos afectados, heridos nos ponemos muchas veces una barrera de protección que poco a poco se transforma en orgullo y bloqueamos el ingreso de otros, nos quedamos prisioneros de lo que levantamos para protegernos y donde no permitimos que alguien toque esa área  que fue lastimada.

Por eso es importante tomar una decisión que tiene que ver con quitarse la barrera del orgullo, reconocer la delicadeza del niño interior que es nuestro corazón, y a la vez perdonar, valorar a los demás como también perdónese a uno mismo por haber permitido cargar esta barrera que bloqueó la libertad, la inocencia, la alegría que ha sido puesto de forma innata en el ser de uno mismo.

¡Deseo que todos tengan un Feliz Día del Niño! que es la esencia de sus vidas.

Jesús dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos». Mt. 19:14

Comparte en tus Redes Sociales

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Ximena Ordoñez

Ximena Ordoñez

180 Grados | Una Iglesia Catch The Fire

Deja un comentario

Entérate de los eventos que están por venir

Involúcrate -Conéctate – Crece

Tarjeta de Conexión