Características de un Liderazgo de Fuego

Cuando hablo de un liderazgo de fuego, me refiero a un liderazgo de pasión, propósito y destino gozo de Dios en esta tierra. Mucho se ha hablado y seguimos hablando sobre liderazgo, se dice que es la capacidad de influir sobre personas, se dice que unos nacen y otros se hacen, etc.

Sin embargo, muchas herramientas de liderazgo (por cierto, muy buenas) se usan para que las personas puedan desempeñarse al tratar con gente, regularmente el enfoque es la capacidad humana.

Un liderazgo no necesariamente es positivo, tenemos lideres que influencian negativamente en las naciones.

Mucho de este estilo de liderazgo esta basado en la manipulación y el control, usar estas herramientas es tener un pueblo dominado un matrimonio en manipulación o una relación de hijos con los padres por temor y la lista continua; las personas necesitan sentirse libres y desde su interior inspirarse al compromiso. Este tipo de liderazgo viene por amor.

En la vida de la Iglesia, necesitamos un liderazgo que viene dirigido del Espiritu Santo, ahora quiero animarte a buscar este tipo de liderazgo que traerá transformación a la sociedad.

3 Características que los creyentes deben tener en el liderazgo

Antes de iniciar déjame decirte que Dios no te llamo para que estés calentando una silla en la iglesia, fielmente el domingo, atemorizado porque ya viene el anticristo y la sociedad se está destruyendo, es bueno tener esta disciplina de ir el domingo a la Iglesia, pero el liderazgo es más que eso. Esa perspectiva de evangelismo de salvación, más se parece a un evangelismo de escape, Jesús vino para que traigamos el cielo a la tierra y no estemos esperando irnos al cielo como el propósito mayor.

venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. (Mat 6:10)

Pablo vivía intensamente sirviendo a los demás y puesto su corazón en la venida de Jesucristo, y con esa actitud murió, eso no significa que murió en desilusión, sino que vivió con un liderazgo de fuego porque él mismo tenía clara la película de la vida.

Estoy dividido entre dos deseos: quisiera partir y estar con Cristo, lo cual sería mucho mejor para mí; pero, por el bien de ustedes, es mejor que siga viviendo. Al estar consciente de esto, estoy convencido de que seguiré con vida para continuar ayudándolos a todos ustedes a crecer y a experimentar la alegría de su fe. (Flp 1:23-25)

Necesitamos tomar autoridad y empoderarnos del Espiritu Santo para ver milagros y maravillas, que Jesús nos encuentre trabajando gozosamente antes que estar perseverando atemorizadamente.

Quiero hablarte de tres cualidades que tienen que tener los creyentes en la iglesia. Estas cualidades fueron puestas por los lideres de la Iglesia en Hechos, cualidades que debían ver en las personas para poder elegir gobernantes:

De manera que los Doce convocaron a todos los creyentes a una reunión. Dijeron: «Nosotros, los apóstoles, deberíamos ocupar nuestro tiempo en enseñar la palabra de Dios, y no en dirigir la distribución de alimento. Por lo tanto, hermanos, escojan a siete hombres que sean muy respetados, que estén llenos del Espíritu y de sabiduría. A ellos les daremos esa responsabilidad. (Hch 6:2-3) NTV. 

  1. Respeto. Es decir que las personas nos honren, honra significa que las personas hablen bien de ti incluso cuando no estas delante de ellos, pero una dimensión más impórtate de la honra no viene por la posición que nos ha asignado sino porque ven en nosotros cosas admirables que son dignas de imitar.
  2. Llenos del Espiritu. Es decir, nos movemos en lo sobrenatural, tenemos un gozo desbordante. Una líder debe ser una persona alegre, porque el Espiritu Santo fluye en su interior con ríos de agua viva, de tal manera que es espontaneo y natural ver sanidades, milagros
  3. Sabiduría. Es decir, las personas pueden ver en nosotros como llevamos las familias, economía, hijos; la sabiduría es la aplicación de mis conocimientos en la vida practica y esto da como resultado una vida bendita y prospera.

Cuando desarrollamos estas características visibles en la comunidad la gente nos escogerá para dirigir negocios, para asumir responsabilidades políticas y administrativas; seremos puesto a la cabeza y no en la cola. Te animo a leer todo el contexto bíblico de esta historia que se encuentra en Hechos 6:1-36

Oremos para que estas características fluyan en nuestras vidas y que su efecto produzca la siguiente promesa:

Así que el mensaje de Dios siguió extendiéndose. El número de creyentes aumentó en gran manera en Jerusalén, y muchos de los sacerdotes judíos también se convirtieron. Esteban, un hombre lleno de la gracia y del poder de Dios, hacía señales y milagros asombrosos entre la gente. (Hch 6:7-8)

A solas con Dios

(Meditando en Hechos 6:3)

Por lo tanto, hermanos, escojan a siete hombres que sean muy respetados, que estén llenos del Espíritu y de sabiduría. A ellos les daremos esa responsabilidad.
(Hch 6:3)

“Las oportunidades comenzarán a llegar a ti. Búscame mucho y te guiaré. Sé fiel en las cosas pequeñas y te abriré puertas más grandes. Ámense unos a otros con un corazón puro. Proponte en tu corazón y en tu mente hacer todo lo que te pido. Estaré allí para fortalecerte y equiparte.

Ahora es el momento porque he abierto puertas y ningún hombre puede cerrarlas. No trates de impresionar a los hombres, solo ámame y sírveme y te daré a conocer. Las palabras impresionarán temporalmente, pero es cómo me amas y me sirves lo que hablará. Estaré contigo este día.

Tu Padre Celestial que te ama, Dios”

 

 

 

Por: Bolivar Ramón

 

 

 

 

Deja un comentario

Tarjeta de Conexión